Puerta principal del Colegio
Nuestro Colegio "Sagrada Familia" está en el Barrio de Padre Jesús. Nuestro barrio, está en lo que podríamos llamar el mercadillo, es decir la parte de Ronda que nació con la llegada de los mercaderes en el siglo XVI que, para evitar el pago de alcabalas, se quedaban en las proximidades de la entrada de las ciudades, y ponían sus comercios. Así es como junto a la puerta de "La Exijara" y el Puente Viejo que conduce a la Puerta de Felipe V nació, en la parte sur, el barrio en que se encuentra nuestro colegio.

Junto a la Fuente de los Ocho caños, que les sirvió durante dos siglos para abrevar a sus caballerías levantaron la capilla dedicada a Santa Cecilia. Hoy es la Iglesia de Padre Jesús, nombre con el que se conoce a nuestro barrio. Desde su creación hasta mediados del siglo XIX el barrio de Padre Jesús fue el centro comercial de Ronda.

La Plaza de los Ocho Caños, la calle de Santa Cecilia, la Calle Real, eran el principio de lo que años más tarde sería el "Mercadillo" es decir el barrio moderno de una Ronda comercial.

Quedaba pues dividida nuestra Ronda en dos zonas importantes: una la "Ciudad", Ronda antigua, con los Palacios de Mondragón, del Marques de Salvatierra, con las casa del Rey Moro, el bello palacio árabe del siglo XIV conocido como la casa del gigante, y las casas palacio de los innumerables nobles que con la toma de la ciudad por los Reyes Católicos, arribaron a Ronda, adornando sus calles recoletas ya bellísimas con gran cantidad de escudos que aún hoy se pueden admirar, y fuera de las murallas otra la Ronda comercial.


Nuestro Barrio fue pues una zona privilegiada de ronda con sus calles escalonadas en la ladera de lo que podríamos llamar el alto de Ronda.

Allí se comenzó a construir para facilitar el crecimiento hacia el norte de la ciudad.

Siguiendo normas más modernas, edificios y calles embellecieron la parte norte de nuestra ciudad, los comerciantes y gran parte de los habitantes de la zona se trasladaron a los barrios más altos, así nació la calle conocida con el nombre de la Bola, y todo el barrio que la circunda.

Durante el siglo XIX y hasta mediados del XX, el barrio fue mantenido en el olvido, facilitando la marginación. Posteriormente lo habitaron, principalmente, familias que venían de los pueblos de la Serranía, gente trabajadora, que poco a poco colocaron nuestro barrio en lo que es hoy, la zona tranquila, amigable para el forastero, preciosa en su entorno, en donde el rumor de la fuente de los ocho Caños y las risas de los niños jugando, hacen delicioso el vivir en este barrio.

Volver a Página Principal