D. Judas lo besó
unas míseras monedas
y lo vendió.
Jesús Reza en el Huerto
de los olivos.
Padre, ayúdame,
aparta de mi este cáliz.
Pero su voluntad
se tiene que cumplir,
Jesús tiene que pasar
su calvario
por la voluntad
del padre y por nosotros,
su pueblo.
El pueblo que lo condena,
la condena a sufrir dolor,
no sólo en su carne,
sino también en su espíritu.
Nos da amor
y nosotros sufriremos.
Su Consuelo, su Madre.
 Consuelo en su tristeza,
en su aflicción
en su amargura.
Padre, perdónalos,
no saben lo que hacen.
La madre, soporta su dolor
y mira a su hijo,
al Hijo que va a morir
en una cruz,
nuestra cruz.
Primavera de Pasión,
todos los años
buscamos esa escalera,
¡una escalera!
Para bajarlo del madero.
Señor del Huerto,
sigue con nosotros.
Ora por tu pueblo,
que sigue buscando
Y no te encuentra. . .
Señor del Huerto.

M.D.A

 

YO NAZARENO
Por fin se cumplió mi sueño
el que tanto deseaba.
Vestir la túnica verde
de mi Señora del Alma.
Cuando probándome quise
levantar yo la mirada,
vi tu cara de tristeza,
y se me clavó en el Alma.
Qué bonita en tu tristeza
madre de todas la Almas.
He visto desfiles, guerras,
paradas y más paradas,
pero nunca imaginé, lo que me decía tu cara.
Por eso espero impaciente
el momento que tu salgas, ese lunes de tristeza,
pero de alegría en mi alma.
La tristeza que tu tienes en tu cara reflejada,
es un canto de alabanza
a la Hermandad que te saca.
Te mecen los Horquilleros,
te pasean, y hasta te bailan,
y el que de cerca te mira
se sorprende ,ve otra cara.
Parece que sonríe ,dice la gente extrañada.
Quizás desde tu tristeza
esa sonrisa se escapa,
y en ese instante Señora
¿Nos estas dando las gracias?
Por fin se cumplió mi sueño
el que tanto deseaba,
vestir la túnica verde.
de mi Señora del alma.

 

A.O.N