La auditoría de esta bella Dolorosa, se le atribuye al imaginero granadino alonso Cano o a uno de sus más insignes discípulos, Pedro de Mena y realizada en el mismo año de la imgaen del Señor en 1.737.